• Geral

Finlandia Low Cost: Helsinki y Turku

Actualizado: 13 de dic de 2019

Después de dos meses en Suecia, llegó el momento de seguir adelante, aunque tengo que confesar que siento que me quedé algo corta con el tiempo, y me hubiese gustado seguir en las tierras del fika. Pero una de las cosas que estoy aprendiendo en este viaje, es que mientras más tiempo sostengo lo conocido, menos tiempo me queda para descubrir nuevas cosas. Así que es momento de ir en búsqueda de nuevos horizontes…pero ¿dónde?

Obviamente, no hay país que no quiera conocer, pero cuando uno viaja low cost a veces se complica. Aunque siempre se le puede encontrar la vuelta para viajar barato, así que nos animamos y nos vinimos para el lado de Finlandia.



Turku


Es una de las ciudades más antiguas de Finlandia. Se encuentra al oeste del país, así que si venís desde ese lado como nosotros es un buen punto de partida.

Fundada en el siglo XIII a la orilla del río Aura, Turku también conocida como Åbo, fue la capital del país. Aún conserva vestigios de la época…las callecitas antiguas, el castillo, la catedral. Si bien estos son los populares must del lugar, hay algo que no leí en ningún lugar, y para mí fue lo mejor del viaje: el jardín botánico. Se encuentra en la isla de Ruissalo, a la que llegás con un bus barquito. Creo que nunca vi tantas especies de flores y plantas en un mismo lugar. Sin dudas es un lugar que te lo súper recomiendo, y tiene muchos lugarcitos para que te sientes a tomar unos mates.



Helsinki


Uff, quedé fascinada con Helsinki. Pero no fue por las catedrales, ni el monumento a Sibelius, la playita, ni los súper murales (bueno, sí, me encanta el Street art así que quizás eso le suma unos importantes porotitos).

Street Art Helsinki

Hay un lugar que, como decimos en Argentina, me rompió la cabeza…y en algún punto denota de cómo funciona el país: la biblioteca Oodi.

El Oodi, es un edificio que se estrenó hace muy poquito y es un lugar que tiene tantas cosas que se me hace difícil de explicar. Tiene un piso de librería, obviamente con libros de todo tipo y en varios idiomas; tiene una juegoteca para niños de diferentes edades, consolas (aunque no sabría decirte cuál, ya que me quedé en la época del Family) ; tiene espacios con computadoras y varias impresoras (incluso impresoras de esas grandes de diseño y otras de impresión 3d); y lo más increíble es que hay espacio y herramientas para participar de diferentes tipos de actividades y oficios…desde máquinas de coser, hasta cuartos equipados con instrumentos, otros para grabar música, para hacer radio, para tener distintos tipos de entrevistas.

Lo mejor, es que es gratis. Sólo tenés que reservar el turno por una página de internet, y no importa si sos finlandés o no, podés acceder a esos recursos.

Acá es donde aparece la terapista ocupacional que llevo dentro… me resulta grandioso que existan espacios así, que funcionen y que sean públicos para que todos puedan acceder, porque sin importar la nacionalidad, religión, o clase social a la que pertenezcas, tenés la posibilidad de desarrollar tus potencialidades.


El Oodi, mi edificio favorito de Finlandia

En fin, parece todo muy lindo y muy organizado en los países escandinavos, modelo en varias cuestiones, pero creo que para más de uno es un destino que no está en los planes viajeros porque pensamos que es costoso viajar a estos países. Pero en una de esas, llegaste a este post escrito por una argentina que hace cuatro meses que está sin trabajar, viajando por el mundo low cost, que estuvo por Finlandia, y ahí es dónde te preguntás… ¿es tan caro como todos nos imaginamos?



Transporte


Ferry


Partimos desde Estocolmo, y tomamos el ferry de Viking Line hacia Turku, la antigua capital de Finlandia. Ilusamente, cuando compramos el ferry, en mi mente me imaginaba que me iba a subir a un barquito tipo el buquebus…¡ni cerca! Terminó siendo un barquito de 11 pisos, al buen estilo crucero, con shows, juegos, bingo y hasta pista de baile. Todo por la módica suma de 17 euros. Si uno quiere, puede contratar un camarote, o elegir alguno de los tantos restaurantes para comer mientras se está viajando, pero como nosotros andamos viajando rata style mode on, nos llevamos el mate con sanwichitos y unas galletitas para comer arriba del súper mega barco.


Omnibus

Para ir de Turku a Helsinki, nos tomamos un bus de la empresa Onnibus, que sería como la low cost que se usa en Finlandia. Si sacás el pasaje con algo de anticipación es más barato que comprarlo el día anterior; nosotros terminamos pagando menos de 7 euros cada uno.


Mini playa de Helsinki, a la que podés llegar caminando desde el centro de la ciudad




Transporte en la ciudad


Tanto en Helsinki como en Turku, nos manejamos con el pase diario de transporte. Cada trayecto costaba alrededor de 3 euros, pero el pase por 24 horas, costaba 7 euros, y te permitía viajar en bus (terrestre y acuático), trenes y metro. En Turku, lo compramos arriba del colectivo, y en Helsinki en una estación de metro. Se puede pagar con efectivo o con tarjeta.



Hospedaje

Estuvimos haciendo Couchsurfing en Finlandia, así que no tuvimos gasto en alojamiento. Para los que no conocen lo que es Couchsurfing, les recomiendo que le peguen una miradita al post Viajes Low Cos: lo que todo viajero debería saber para que se den una idea de cómo funciona.



Comidas

Si bien, es un poco más caro que ir al supermercado en otros países, siempre podés encontrarle la vuelta y cocinarte. Incluso, podés encontrar en varios lugares algunas comidas típicas a muy buen precio. Nosotros solíamos almorzar los Karjalanpiirakat, que son una especie de pancito/empanada abierta de arroz con leche. Aunque la posta posta, es ponerles encima una pasta de manteca y huevos duros, para acompañar el mate es más que suficiente.

67 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now