• Geral

¿Qué hacer en Buenos Aires? Recorriendo San Telmo


Si vas a la ciudad de Buenos Aires tenés que pasear por San Telmo. Sus ferias, sus callecitas, te van a hacer sentir que viajaste en el tiempo. Hasta puede que te sientas un poco extraño...pero no es más que esa esencia tan linda que tiene la city porteña, que se siente a borbotones en este barrio.


Barrio de San Telmo - Buenos Aires

San Telmo es uno de los barrios más famosos de la ciudad de Buenos Aires. Pero además de ser uno de los lugares más turísticos, tiene mucha historia. Hace algunos siglos atrás, este barrio era uno de los más importantes en donde vivían las familias de gran poder adquisitivo. Pero en el auge de la fiebre amarilla, dejaron sus grandes casas, y se mudaron hacia el norte de la ciudad por miedo a los contagios. Estos caserones abandonados terminaron siendo albergue familias pobres de diferentes nacionalidades, las cuales vivían súper hacinadas, en condiciones paupérrimas...dando nacimiento así a los tan famosos conventillos.


San Telmo tiene que ser un must do en tu visita a la Ciudad de Buenos Aires. Lo ideal es dedicarle un día entero así podes conocerlo tranquilo; aunque si tenés medio día vale la pena darse una vueltita al menos para recorrer los puntos más importantes del barrio.

Como siempre recomiendo, cuando uno llega a una ciudad nueva es súper importante hacer un free walking tour. Estos recorridos te van a dar un pantallazo de la ciudad y los principales atractivos del lugar...el tema con Buenos Aires es que es muy grande y por lo tanto tenés varios free tours para hacer.



¿Qué visitar en San Telmo?


Recorrer el Mercado de San Telmo


Y acá es donde empieza el viaje en el tiempo. Me entusiasmo de sólo recordarlo. Cuando era muy chiquita, recién aparecían los mega supermercados a los que mi familia iba poco y nada. Las compras las hacíamos en el mercado...estaba el puesto de pescado, el puesto de las cosas de granja (que se armaba un lío tremendo con mi abuela si no comprábamos los huevos ahí), el puesto de la carne...más al fondo estaba el barcito...y lo mas genial era que aunque muchas veces no comprábamos, siempre se entraba al mercado. Para saludar, para chusmear, para encontrarte con toda esa gente vecina que sabías que te la ibas a encontrar hablando de fútbol o escuchando tango.

Así que entre techos altos y balanzas lejos de ser digitales, pasé muchas tardes de mi infancia. Hoy, después de casi tres décadas cada vez que paso por ese lugar es imposible no recordarlo.

Y de repente el día que entré al mercado de San Telmo, me sentí por un largo rato, momento, como si volviera al mercado de mi barrio de fines de los ochenta. Con sus techos altos, sus pasillos y la esencia tan única de Buenos Aires.

A diferencia del mercado de mi niñez, el de San Telmo tiene muchos puestos de reliquias y antigüedades...desde joyería, decoración, hasta revistas y juguetes de hace muucho tiempo atrás.

Lamentablemente, tiene algunos locales súper chic y modernos que van desde deco, hasta dulce de leche, aunque son los menos. También te vas a encontrar con varios lugares para comer, algunos con gastronomía típica, y otros no tanto, con precios a nivel dólar/euro/libra esterlina que se caracterizan por ser ridículamente caros.


Recuerdo que pase por un lugar que vendían empanadas y me horroricé que una sola empanada costaba lo mismo que 3 en mi barrio. Pero bueno, si podés y querés pagarlo, la experiencia seguro está buenísima.



Visitar la Iglesia San Pedro González Telmo


Es una de las iglesias más antiguas de la ciudad y declarada Monumento Histórico Nacional. Se comenzó a construir en 1734, aunque fue mucho después que se finalizó. Aún conserva muchos detalles de su construcción original.




Pasear por plaza Dorrego y Bar Plaza Dorrego

Muy cerquita del mercado, a sólo unas cuadras pasando por callecitas empedradas y frentes de casitas coloridos, se encuentra la plaza Dorrego, en donde los fines de semana también hay una feria artesanal. En frente de la plaza, se encuentra el Bar Plaza Dorrego, un destacado cafetín porteño, en donde pasaron varias celebridades, entre ellos los escritores Jorge Luis Borges y Ernesto Sábato, quienes se encontraron allí mismo por los años setenta.


Visitar el Museo histórico nacional


Una de las cosas que más amo, además de los murales, son los aljibes. Y ¿adivinen qué?... en la entrada de este museo hay un aljibe 😍

La entrada es gratuita, aunque se puede abonar un bono contribución si se desea. Tenés que dejar los bolsos antes de entrar, así que te recomiendo que no vayas muy cargado.

El museo es pequeño y muy lindo cada sala está acondicionada en relación a un periodo histórico diferente, con objetos propios de cada época. Hay una guía que te va contando en detalle cada sala, aunque también lo podes visitar por tu cuenta.



Tomar unos mates en Parque Lezama


Ni bien salís del museo histórico nacional, se encuentra Parque Lezama. Además de ser bastante grande y estar súper rodeado de verde en plena ciudad, este lugar es imperdible ya que denota esa esencia porteña tan linda.

Familias enteras sentadas en el pasto compartiendo unas facturas, chicos jugando al fútbol, partidas de ajedrez en cualquier lugar que se pueda apoyar el tablero, y por sobre todo, muchos muchos mates. Mates grandes, mates chicos, mates clásicos, mates tuneados, mates con yuyos, mates lavados...gente tomando sola con su termo bajo el hombro, familias en una gran ronda matera, parejas con el mate como el tercero en discordia permitido. ¿Hace falta aclarar que es un lugar excelente para sentarte a tomar un mate?



Espero que estos tips para conocer San Telmo por tu cuenta te hayan sido de gran ayuda. Si en cambio preferís hacer algún tour con alguna empresa, te dejo algunos de Civitatis que visitan algunos rincones de San Telmo.



81 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now